SI TE AFECTA COMO PERSONA, TE AFECTA COMO MARCA

La Marca Personal puede tener a nivel de marketing mayor o menor dificultad, pero una vez que dominas los fundamentos y las herramientas se convierte en algo dinámico, aunque de constante evolución. Sin embargo, la gran complejidad que alberga el Ser Humano por sí mismo y su manera de interactuar con otras personas, donde las emociones entran en juego, es donde se riza el rizo.

Seguro que en más de una ocasión has sentido cierto temor a sentirte expuesto o vulnerable, incluso siendo una persona abierta y extrovertida. Para un profesional de alto nivel manejar sus emociones puede ser clave a la hora de exponer su talento.

Aún son muchas las personas que piensan que desarrollar su marca significa exponer su vida en RRSS cuando en realidad a nadie le interesa, más allá de tus amigos y familiares, qué estás haciendo un domingo. Aunque ciertamente las Marcas Personales deben tener factores humanos y eso ha de medirse de manera individualizada. Cuando hablamos de Marca personal en realidad hablamos de Marca Profesional.

En cualquier caso, si el “miedo a la exposición” te genera cierta resistencia, continua leyendo porque este post es para ti…

1. Tener una alta presencia en redes sociales no tiene nada que ver con exponer tu vida. Tú decides qué parte de ti muestras y dónde están tus límites. Sin embargo, has de tener muy claro que tu personalidad debe estar presente en aquello que comunicas para que tu audiencia pueda atribuir características a tu marca y más vale que estas sean las deseadas por ti.

2. Potenciar tu Marca tampoco tiene que ver con el exceso de ego, el autobombo, la frivolidad o la necesidad de recibir aprobación, sino que se trata de una estrategia de mercado con un plan y unos objetivos bien definidos.

3. Debes sentir tu Marca como tu segunda piel; debe sentirse cómoda y honesta. Si no es así, algo no está funcionando.

Las limitaciones emocionales más comunes a la hora de exponerse como Marca

-Miedo al ridículo.

-Miedo a no expresarse correctamente o cometer faltas ortográficas.

-Miedo a parecer frívolo.

-Comparación. En la comparación siempre saldremos perdiendo ya que siempre habrá alguien “mejor”.

-Creencias sociales. Por ejemplo; creer que solo la gente “importante” y ya reconocida públicamente tiene algo que decir y ofrecer.

-Miedo a no ser lo suficientemente relevante o interesante.

Cada uno de estos miedos son perfectamente entendibles y bastante comunes pero irán perdiendo fuerza en la medida que tu Marca adquiera solidez.

¿Cómo perder el miedo a la exposición?

  • Identifica las creencias que te están limitando. Identificarlas es el primer paso para romper con ellas.
  • Acepta que no le vas a gustar a todo el mundo, fuera del mundo online tampoco le gustas a todo el mundo. Sin embargo, hay y habrá personas a las que les interese aquello que tengas que decir y a estos últimos es a quienes te diriges.
  • Deja espacio a la vulnerabilidad. Dejar un pequeño rincón a esas molestias que nos produce el no ser querido, deseado o aceptado por todo el mundo, o simplemente la posibilidad de equivocarnos, te ayudará a crecer como persona y profesional; te hará más fuerte emocionalmente.
  • Relativiza y ríete de ti mismo. Tú eres el primero que debes restar importancia y abordar con sentido del humor y humildad cualquier situación incómoda que pudiera surgir.
  • Asegúrate de tener un mensaje auténtico y comunicación genuina. No caigas en la trampa de imitar a otros.
  • Trabaja día a día en tu valor personal y profesional. Poco a poco tu autoestima se irá reforzando.
  • ¡Atrévete! El miedo siempre es a lo desconocido y efectivamente cuando traspasas ese límite, el miedo desaparece. Haz de lo inusual lo habitual.

 

Por Inma Brea

Deja un comentario